lunes, 14 de octubre de 2013

La tienda de las ollas de hierro



En 1793 llega a Valencia un sastre exiliado de Francia, un país agitado por la Revolución Francesa. Dedicado a la confección y bordado de trajes abre comercio en la popular calle Sombrerería, que mantiene hasta 1808. La invasión francesa y las represalias que la población levantada en armas ejerce contra los franceses residentes en la capital, le obligan a exiliarse de nuevo dejando el comercio en manos de su dependiente, Joan Esteban Esteban.

Joan Esteban le da un giro al negocio, abandona la sastrería y comienza a importar ollas de hierro procedentes de Marsella. Paradójicamente no las vende sino que se limita a actuar como depósito logístico para su distribución por todo el país. Esta actividad que dará nombre al comercio no será la única pues Joan Esteban compagina su labor como distribuidor con la venta minorista de objetos religiosos y material de confección y bordado.

El comercio cambia de sede varias veces en pocos años: primero se establece en la calle de San Vicente, cerca de la plaza de la Pelota y antes de 1828, amenazando el edificio de San Vicente con venirse abajo, el comercio vuelve a mudarse estableciéndose en su local actual. El mobiliario, que aún se conserva en uso, se realiza a medida del nuevo local.

El tercer propietario es Miguel Gómez Prósper , que con notable visión comercial renueva la imagen de la fachada;crea el emblema del comercio, dos grifos rampantes que apoyándose sobre una olla invertida, sujetan en el aire otra con sus garras. A él se debe buena parte de la imagen del comercio que hoy disfrutamos, con excepción del emblema, hoy desaparecido y que lucía en origen en la confluencia de las calles Derechos y Jofrens. No basta esto a Miguel Gómez, que con miras a proteger el prestigio comercial del establecimiento registra su denominación comercial en el Registro de Patentes y Marcas en 1878.

 

Tras retirarse Miguel Gómez a principios del siglo XX, dos propietarios se suceden en pocos años. El primero es Manuel Reig Bonell, descendiente de una estirpe de comerciantes urbanos, quien prosigue la política de protección de la imagen comercial del establecimiento al registrar en 1916 la marca de fábrica que singularizaba los productos de este comercio. Poco después llega un nuevo propietario, Benjamín Martín Caruana.


Martín Caruana orienta el negocio hacia la venta de artículos religiosos, que publicita asiduamente en diversos medios, con despliegue de fotografías del comercio. En 1944 Martín traspasa la tienda a los hermanos Virgilio, Mariano y Rosario Pérez Martínez. Mariano funda así una estirpe comercial que alcanza hasta hoy, pues es tío abuelo del propietario actual. Los nuevos propietarios mantienen la línea comercial de su antecesor a la que añaden como innovación publicitaria impresión de tarjetas a todo color con motivos típicos valencianos. Además complementan la tradicional venta de efectos religiosos, con la de artículos de paquetería y confección en general.

Mediada la década de los 50, Mariano queda en solitario al frente del negocio con la ayuda de Miguel Almenara Pérez, padre del dueño actual. Mariano se convierte en toda una institución del comercio valenciano, pues se mantiene al frente hasta 1992. Su hermana Rosario recibe el negocio entonces y su sobrino Miguel continua llevándolo hasta su jubilación en 1997. Es entonces cuando, prosiguiendo la saga familiar, el hijo de este, Jesús Almenara, actual propietario, asume la responsabilidad de dirigir el comercio más antiguo de Valencia y uno de los más carismáticos de la ciudad, cualidades que le han merecido diversos reconocimientos, entre los que destaca el premio de la Junta Municipal de Ciutat Vella en el año 2002 o el premio ARCHIVAL en el año 2009.


 

Este comercio,  estuvo cerca de desaparecer en el año 2008 a causa de la ruina del edificio contiguo, en el nº 8 de la calle Jofrens, declarado por el Ayuntamiento en ruina inminente, aunque afortunadamente fue restaurado, tras lo cual el comercio ha recuperado su imagen primigenia. En la actualidad se dedica a la venta de objetos religiosos, pasamanería para trajes de valenciana, clavariesas  y hábitos de cofrade de hermandad, siendo referente para numerosos sacerdotes de la provincia que acuden a él para adquirir ornamentos e imágenes para sus parroquias. Vende además complementos para fallera y figuras para belenes navideños.




Autores de la entrada: Enrique Ibáñez López y Gumer Fernández Serrano

Imágenes: www.tiendadelasollasdehierro.com y coleccionistas particulares.

Web del comercio: www.tiendadelasollasdehierro.com

Los contenidos gráficos se publican con autorización del propietario del comercio, Jesús Almenara Vázquez, cuya colaboración agradecemos. Su uso por parte de terceros no es libre y queda sujeta a la autorización de su propietario.

Licencia de Creative Commons
Comercios Históricos de Valencia by Gumersindo Fernández Serrano y Enrique Ibáñez López is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.