miércoles, 9 de abril de 2014

Casa Viguer.Tienda de pintura y dibujo Calle Correjería 22.

Casa Viguer.Tienda de pintura y dibujo Calle Correjería 22.
Casa Viguer años veinte, a la derecha Andrés Viguer.
Colección E. Ibáñez.

Luis Viguer inició su andadura  profesional  en 1886, trabajando como dependiente de la tienda de artículos de Bellas Artes Casa Nicolás en la desaparecida calle Zaragoza. Esta calle era muy comercial y transitada y destacaba por sus comercios de ámbito cultural: La papelería Matías Real, la Librería Chiriella, o el Gran bazar valenciano de los Janini que acostumbraban a exponer esculturas artísticas en su escaparate.

Luis se independiza abriendo su propio negocio que a partir de 1903 ya vemos anunciado en guías comerciales en la calle Correjería 24, lugar que había ocupado el disecador José María Benedicto. La tienda era frecuentada por pintores tan relevantes como José Pinazo. Benedito o Joaquín Sorolla. De éste último queda recuerdo de que su tacañería estaba a la altura de su genialidad, ya que siempre elegía los productos más económicos y de oferta que el propio Luis Viguer  había de llevarle a la playa. Prueba de la activa relación de Sorolla con Viguer, es que en el bastidor del cuadro Toros a enganchar la barca de 1910 se lee el membrete comercial de Casa Viguer o que entre la correspondencia personal del pintor en la Biblioteca Nacional se encuentren cartas dirigidas a Luis Viguer.
Catálogo comercial

Como el negocio era pujante en 1922 Luis encarga al arquitecto Gómez Davo la construcción de un edificio en el número contiguo de la calle Correjería. Los pisos se destinaron a vivienda familiar, y el bajo a tienda. La reforma involucró al edificio vecino de la calle Juristas, por lo que el arquitecto Davo solicitó licencia para modificar la medianera y para colocar los escaparates y la portada que se aprecia en la actualidad. De este modo se pudo abrir la trastienda que después será célebre por las tertulias de pintores que luego se celebraron allí.

Junto Luis Viguer trabajó su hijo Andrés Viguer que durante la postguerra pasó a regentar el negocio. Fueron tiempos difíciles pues la demanda cayó en picado debido a la penuria económica que era frecuente la venta a fiado a los pintores que atravesaban serias dificultades económicas y cobrar estas deudas les resultaba también complicado.
Histórica Casa Viguer . Calle Correjería 22

Andrés no tuvo descendencia y cedió a su sobrino Pedro Viguer, que había estudiado Bellas Artes en la Real Academia de San Carlos. Pedro organizó tertulias en la trastienda que convocaron a artistas de la talla de Genaro Lahuerta, Lozano o Porcar, a los que luego sucedió una segunda hornada de artistas como Michavila, Iturralde o Miquel Navarro. Pedro amplió el negocio transportando obras de artes y dedicándose también al montaje de exposiciones trabajando para museos como el Museo Nacional de la Cerámica González Martí.
Estampa obsequio Casa Viguer años 60

El prestigio que adquiere Pedro en el mundo de las Bellas Artes valencianas quedó reconocido tras su fallecimiento en el año 2009, en una exposición artística organizada un año después por el Ayuntamiento de Valencia como homenaje a su trayectoria.


En la actualidad  su hijo José Viguer, cuarta generación de la saga familiar continúa la tradición en la calle Juristas número 3, bajo la denominación Tienda de Bellas Artes. es que vende sus productos  también a través de internet.
La Tienda de Bellas Artes en Juristas nº 3


Autores: Gumer Fernández y Enrique Ibáñez