lunes, 20 de octubre de 2014

Ebanistería y tapicería de Vicente Llopis. Calle Caballeros 24

Ebanistería y tapicería de Vicente Llopis. Calle Caballeros 24

Anuncio comercial año 1892
En la segunda mitad del siglo XIX la ebanistería en Valencia sufre un auge debido a la creación de una clase media acomodada que empieza a establecerse en los ensanches nobles de Valencia y requiere el trabajo artesanal y artístico, tanto en trabajo de carpintería, puertas nobles de patios y puertas de entrada a viviendas como muebles artísticos de lujo, así como de elementos elitistas como la fabricación de mesas de billar. El estilo decorativo predominante a finales del siglo XIX fue el Modernismo que por su especial diseño se dedicaron ebanistas especializados en muebles curvos, como es el caso de Luis Suay, entre otros.
Puerta de ensanche noble de Valencia
Este crecimiento económico del sector hace que muchos ebanistas se conviertan en capitalistas, apoyado un por socio que aporta el dinero a cambio de un préstamo con interés para la inversión de maquinaria, construcción de nuevas fábricas de mayor tamaño, y que daban trabajo a un número mayor de trabajadores. El caso de Vicente LLopis es el ejemplo de ebanista y tapicero que logró una mayor trayectoria en el tiempo, pero otros ebanistas de su ramo fracasaron y presentaron bancarrotas en este intento de expansión comercial. Para ver esta evolución del número de ebanistas en Valencia damos algunos datos:

Ebanistas:                                        
En 1892 hay 37 ebanistas.                
En 1897 hay 52 ebanistas.                
En 1912 hay 108 ebanistas.              
En 1931 hay  78 ebanistas                

Muebles:                                                                                                              
En 1897 hay 37 fabricantes
En 1912 hay 38 fabricantes
En 1938 hay 24 fabricantes

Fuente (Jordá,1986)

De estos datos se puede inferir el auge del sector de ebanistas sobrepasaba en volumen y en número a los fabricantes de muebles. Otros grandes ebanistas artesanos en los albores del siglo XX fueron Manuel y Vicente Balaguer, Carmelo González, José Morate o José Tena.


Interior de la exposición en la calle Concordia. Fuente: Remenber Valencia
Vicente Llopis tenía la doble condición de ebanista y tapicero. Inició su andadura en el siglo XIX y en el año 1879 estaba ubicado en la calle Caballeros número 24. Es aquí donde tenía su depósito y era la sede del cental de su negocio, mientras que en la calle Ángel número 3 tenía su taller (al menos desde 1892). También tenía dependencias en la calle Frígola número 4. Con posterioridad a los años treinta del siglo XX también tuvo sede en la calle Concordia  número 33.  Esta ebanistería y fábrica de muebles pervivió hasta los años cuarenta o cincuenta del siglo XX. A pesar de que la empresa la fundara Vicente Llopis Roig, y siguiera su hijo Vicente Llopis Martí la denominación del negocio siempre se denominó Ebanistería Vicente LLopis.

Se especializaba en la construcción de muebles de lujo, colocación de cortinajes y construcción de mesas de billar; un producto bastante elitista a pesar de su publicidad donde señalaba que las construía a precios económicos.
Grabado de mesa de billar en vivienda particular. Año 1869
Autores: Enrique Ibáñez y Gumer Fernández.