miércoles, 12 de febrero de 2014

Tienda de comestibles de Pedro Nadal. Calle Pascual y Genís nº 8




Tienda de comestibles de Pedro Nadal. Extraído del blog Valencia en Blanco y Negro

A principios del siglo XX la oferta comercial se orientaba fundamentalmente a cubrir la demanda de productos básicos, lo que significaba que las tiendas de alimentación proliferasen. Nada menos que 269 de las 1827 tiendas que funcionaban en la ciudad en 1909 se dedicaban a los comestibles. Las tiendas aumentaron a ritmo que lo hacía la población si lo comparamos con los datos de 1877, ese año habían 71 tiendas de comestibles de las 800 tiendas que existían en total.

Se distinguía dos tipos de tienda de alimentación:

1.- Abacerías o tiendas de comestibles. Eran las generalistas, vendían salazones, embutidos, aceites, vinagres y vinos, legumbres y en general productos de alimentación no perecederos y que se conservasen con facilidad, pues el empleo de cámaras frigoríficas no era habitual. En 1909 tan solo 19 tiendas contaban con tal avance tecnológico.

2.- Coloniales o ultramarinos. Estaban especializados en las ventas de productos importados de las Colonias o de territorios de Ultramar África o América. Estas tiendas experimentaron  un auge como consecuencia de la construcción del puerto de Valencia en la segunda mitad del siglo XIX, pues el comercio marítimo  era esencial para el abastecimiento de estas tiendas.

Pedro Nadal abre su tienda de comestibles en el  número 8 de la calle Pascual y Genís con el cambio de siglo XIX al XX. Tal calle se encontraba en una zona burguesa llamada a ser el corazón financiero de la ciudad, por lo que Nadal no solo vendía las legumbres y salazones habituales, si no que además vendía carne y embutidos productos  que no estaban al alcance de la clase obrera cuyo reducido salario no les alcanzaba para comprar mas que arroz, legumbres o pan de centeno.

El mobiliario habitual en estas tiendas incluía elementos como la balanza de mesa, la caja registradora, la romana, molinillo de café, las cajoneras o el cuchillo bacaladero. Varios de estos elementos se aprecia en la imagen que aportamos, destacando los cajones de madera destinados a guardar las legumbres, separadas por calibre y precio,  que se vendían a peso. Las  legumbres se sacaban de los cajones sirviéndose de un cacillo que se depositaba en la balanza para su pesaje.

Durante mucho tiempo su negocio  no tuvo competencia en la calle Pascual y Genís, aunque poco antes de que él abriera si existieron  otros comercios similares: en el número 2 la abacería de Francisco Tárrega, en el número 4 los ultramarinos de Cándido Martí y en la cercana calle de Félix Pizcueta (antes llamada Travesía de Pascual y Genís) la abacería de Dolores Puchades.

Otra tienda de comestibles en Valencia a mediados del siglo XX

Nadal se muda  en 1910 a los números 11 y 14 dejando su antiguo local del nº 8 y ampliando así su negocio. En 1920  lo encontramos en el número 10 (debido a un cambio de numeración de la calle) y en esta misma década cerró para siempre. Las tiendas minoristas de comestibles han perdurado hasta la actualidad aunque seriamente perjudicadas por la competencia de supermercados y grandes superficies. Algunos ejemplos de estos comercios que aún sobreviven y merece la pena visitar son: "El Niño Llorón" en la calle Ruzafa, o la centenaria tienda de  Enrique Dasí  en el número 32 de la calle del Mar.

Autores: Enrique Ibáñez y Gumer Fernández.
Agradecimientos a Ángel Martínez por los datos facilitados.

También te puede interesar: