miércoles, 26 de febrero de 2014

Tienda de ultramarinos de Enrique Dasí Seguí. Calle dle Mar 32



Sus propietarios Enrique y Vicenta

Esta histórica tienda de ultramarinos  una de las últimas de su género en Valencia, pues la competencia de las grandes superficies, supermercados, e hipermercados han provocado que estos pequeños comercios familiares  vayan desapareciendo, siendo un reducto del pequeño comercio tradicional en la céntrica calle del Mar.

Siguiendo la tradición de las tiendas de ultramarinos clásicos, sorprende la perfecta disposición de una amplia variedad de productos en un espacio tan reducido, todos perfectamente colocados en estanterías de madera blanca antiguas que dispuestas ocupando toda la pared llegan hasta el techo. También existe la típica trastienda.

A finales  del siglo XIX este espacio lo ocupada la tienda la tienda de géneros de punto hijos de Durán. Poco después fue adquirida por Jaime Garganta que continuó la actividad en este sector, aunque pocos años después  Jaime fallece  y la tienda es regentada por su viuda e hijos.

Así llegamos a 1914, año en el que Juan Salvador ya tiene instalada su salchichería, germen de la futura tienda de ultramarinos que de forma continua ha llegado hasta hoy sin cambiar de actividad. A lo largo de los siguientes años amplia el negocio y la convierte en una tienda de comestibles en general. En 1931 entra a trabajar  a temprana edad de 12 años Enrique Dasí Fuentes, padre del actual propietario, residente en Bétera y que acudía a trabajar en bicicleta diario, hasta que tuvo edad y se pudo permitir cambiar la bicicleta por una motocicleta Guzzi.

Como dato curioso, no tenía nevera, pero si un refrigerador que abastecían con hielo que adquirían en la calle Palau. La tienda estuvo justo al lado del P.C.E. durante la guerra pues tuvo su sede en el actual edificio de la Diputación, enfrente del cual estuvo también durante la guerra la sede provisional del Banco de España.


En el año 1964, el matrimonio formado por Juan Salvador Laguarda y Pepita Sebastián, propietarios del negocio, se retiraron y al no tener descendencia, dejaron la tienda a su empleado Enrique. que la tuvo hasta el año 1984, año de su jubilación. La tienda pasó a su hijo Enrique Dasí Seguí.

El actual propietario y su esposa Vicenta Dasí  Fuster  lo han regentado desde entonces, manteniendo la esencia y estética del negocio , con sus antiguas estanterías de madera, y añadiendo pequeñas mejoras para garantizar la calidad del servicio y un trato amable y personalizado.

A punto de jubilarse, ellos serán la última generación de la familia que dé continuidad al negocio.


Autores: Enrique Ibáñez y Gumer Fernández
Fotografía: Enrique Ibáñez

Agradecimientos a Ángel Martínez  por sus datos y a Enrique y Vicenta, propietarios,  por la entrevista concedida y amabilidad con la que nos atendieron.

Copyright a favor de los autores.