miércoles, 5 de marzo de 2014

Bodegas Aldamar. Calle Mendoza número 3

Bodegas Aldamar. Calle Mendoza número 3.


Fotografía de Bodega Alamar de  Vicente Lassala. Colección Enrique Ibáñez

Los Lassala era una influyente familia valenciana que tenían su origen en el señorío de Prechac en Francia que había ostentado su antepasado Bernardo Lassala Vergés, que además fue procurador en las cortes por el segundo estado por su condición de abad laico. Muy posiblemente debido a la Revolución francesa en el siglo XVIII hubo de refugiarse en Valencia donde se convirtió en un importante hombre de negocios adquiriendo tierras.
 
A finales del sigo XIX  su descendiente Vicente Lassala Camps era uno de los principales rentistas de la ciudad de Valencia, poseedor en el año 1898 de 26 inmuebles que le rendían 16.370 pesetas. Vicente fue considerado por Rafael Janini como uno de los impulsores de la agricultura y ganadería valenciana.
 
La familia estuvo muy implicada en los acontecimientos políticos y sociales de su tiempo siendo su hijo Vicente Lassala Miquel concejal del Ayuntamiento de Valencia en 1912, diputado por el partico conservador en 1919, fundador de la Feria Muestrario, presidente de la Cámara Agrícola de Valencia y Vicepresidente de la Junta del Puerto.
 
Publicidad de la Bodega de la Masía de la Mar año 1930
 
Vicente aprovecha el pasado cosechero de la familia para abrir en los años diez del siglo XX un almacén de vinos y aceites en la calle Mendoza 3 (despacho) y calle Calatrava 13, ambas calles junto a la plaza del Negrito. Esta zona ya gozaba de una tradición de tiendas de vinos ; a finales del siglo XIX en la calle Mendoza 1 se encontraba el almacén de vinos de Masía de la Mar ,bodega  que fue fundada en 1870 (en el mismo número la familia Lassala tenía su residencia), tienda que duró  hasta la década de los años 30 del siglo XX con su denominación de Masía de la Mar para pasar a denominarse "Aldamar , vinos finos". Por su parte en la calle Calatrava 13 abrió la tienda de vinos de Vicenta Domínguez  que abrió hacia 1896  y que duró unos diez años, ya que no existía en 1910.

Publicidad Aldamar Vinos Selectos procedente de un papel secante.

Así pues Vicente aprovechó para abrir su negocio dos locales que antes habían servido como tienda de vinos, haciendo del situado en Calatrava 13 su bodega y del situado en la calle Mendoza 3 su despacho y delegación comercial. La bodega estaba dotada con barricas de roble francés en las que almacenaba vinos según sus clases y calidades, con una taponadora manual, con un botellero escurridor para higienizar envases retornables antes de reutilizarlos. Se trataba de un negocio poco mecanizado en el que el trabajo se resolvía de forma manual. La bodega suministraba vinos de alta calidad embotellados en envase de cristal, a hoteles y restaurantes. También ofrecía vinos de menor calidad en garrafa a quienes lo demandasen o servicio de vino a granel en su despacho.
 
Tal y como era habitual en las bodegas de vino de la época, también suministraban aceite. A lo largo de los años veinte la bodega evolucionó para convertirse en una pequeña industria para el procesado del ácido tartárico, con aplicaciones en la industrial química, farmacéutica y alimentaria. La empresa tuvo un abrupto final: en 1936 Vicente Lassala Miquel era un destacado miembro de la Derecha Regional Valenciana, razón por la que fue asesinado en agosto de ese año.
 
Fotografía actual calle Mendoza 3, donde estuvo la bodega.
Fotografía Enrique Ibáñez.
 
Tras la guerra su viuda abrió una fábrica de alfombras y tapices en el local que había ocupado la bodega en la calle Calatrava, donde se mantuvo hasta los años 60. El despacho de la calle Mendoza permaneció sin actividad y en 1966 lo ocupaba la empresa de electricidad de F. Gil "calor negro".
 
Autores: Enrique Ibáñez y Gumer Fernández.