lunes, 22 de septiembre de 2014

Carnicería de Mariano Alapont. Calle Bolsería número 46.

Carnicería de Mariano Alapont. Calle Bolsería número 46.
La canicería en Bolsería. Fuente: blog Valencia en Blanco y Negro
Los pequeños comercios orientados a la venta de carne no proliferaban en la ciudad de Valencia, ya que este tipo de comercio representaba un tercio de las tiendas al por menor con respecto a las tiendas de dispensación de licores, vinos y aguardientes. Este fenómeno se dará en el siglo XIX hasta bien entrados en siglo XX.

La ingesta de carne, como alimentación diaria no era nada común en la dieta de las clases trabajadoras ni para una inmensa mayoría de la clase media, debido a su precio prohibitivo. Sin embargo las bebidas alcohólicas si se consumían para "engañar el hambre" de esta falta de ingesta cárnica. Ya hemos visto en este blog que únicamente en los colmados y tiendas de ultramarinos más prestigiosos y ubicados en las zonas más noble de valencia como posteriormente se dará en los ensanches, tenían una sección de carnicería y charcutería (ver la entrada en este blog de la tienda de ultramarinos de Pedro Nadal en la calle Pascual y Genís nº 8).

De todas las carnicerías en Valencia destacaba la de Mariano Alapont situada en la céntrica calle de Bolsería en el número 47  (posteriormente nº 46), que se publicitaba en prensa (fotografía de anuncio que reproducimos) y porque era una de las pocas carnicerías que tenía una cámara frigorífica (cita de Antonio Furió).

La carne que se vendía al público solía estar expuesta en unos ganchos y argollas durante veinticuatro horas con el objetivo de orear la carne de los animales. En ese plazo de tiempo la carne se tenía que meter en un cuarto oscuro con hielo protegido por una puerta que sellara la estancia o en el caso de Mariano Alapont en cámara frigorífica.
Interior de una carnicería
La actividad comercial de Mariano comenzó como puesto de ventas en el Mercado Nuevo situado en la plaza del Mercado de Valencia . Abrió puesto en el ultimo tercio del siglo XIX en el número 8 del pórtico derecha de dicho Mercado Nuevo, creado en el siglo XIX  debido a las ideas higienistas y que procedía de puestos de venta de carne situado cerca de la Plaza Redonda y pegados a la pescadería.

El Mercado Nuevo a principios del siglo XX
Mariano también tuvo carnicería en la calle del Trench número 15 contemporáneo a su puesto del mercado y fue ya en el siglo XX cuando se instala en la calle Bolsería (zona de acceso a la plaza del Mercado), carnicería que dura en este emplazamiento poco tiempo ya que no aparece reseñada en 1914, año en el que se presenta el proyecto de construcción del nuevo y actual Mercado Central, firmado por los arquitectos Alexandre Soler i March y Francesc Guardia y Vidal y cuya primera piedra se colocó un año después. Las obras acabarán en el año 1928, año en el que se inaugura.