domingo, 26 de enero de 2014

Fábrica de aceites esenciales y esencias "El Turia". Calle Roteros número 14

Fábrica de aceites esenciales y esencias "El Turia". Calle Roteros número 14

En los años diez del siglo XX, se establece en la plaza de Calatrava con oficina en el  número 2 "El Turia" fábrica de esencias propiedad de Vicente Tejedo Doménech que tenía su factoría en el camino de Burjassot .

En 1916 la empresa de cosméticos de Leipzig Curt Georgi, abre sucursales en España , Italia y Grecia, eligiendo la fábrica de Tejedo como suministrador de esencias. Esta empresa alemana, que aún existe, fue fundada en 1875 por Curt Georgi, al que debe su nombre. Este industrial alemán estableció en persona contactos con productores de aceites esenciales de España. Italia y Escandinavia para que le proporcionase las esencias y las materias primas que permitiesen la expansión de su empresa, involucrada en abrir nuevos mercados como Hispanoamérica, Rusia y Oriente Medio.

Catálogo comercial año 1919

En 1919 las oficinas de "El Turia" se encuentran en el barrio de El Carmen, en  la Calle Roteros, 14 con número de teléfono 651 y dirección telegráfica Turia. Para esta empresa era de vital importancia contar con buenas comunicaciones que le permitiesen mantener contacto rápido y fluido con la empresa alemana a la que suministraba por lo que se dotó muy pronto de teléfono, en unos años en que la provincia de Valencia contaba con algo menos de 3300 abonados.

"El Turia" elaboraba esencias para perfumería y alimentación , así como colorantes para uso alimentario. Entre sus productos se encontraban las esencias de vainilla, café, fresa, malvavisco, piña, bergamota, menta, naranja y limón ; esencias para bebidas alcohólicas como "Nuez Kola", anises y ginebras de varios tipos, absentas orujos y una amplia variedad de bebidas.

Encabezado de factura comercial año 1929

Entre las técnicas empleadas por la empresa valenciana, se encontraba la destilación a vapor en alambiques industriales, procedimiento que consistía en vaporizar los compuestos esenciales volátiles calentando la caldera del alambique, previamente llena con las materias primas y agua. El vapor discurría por el alambique hacia un serpentín sumergido en agua fría donde se verificaba la licuefacción del vapor. Del proceso resultaban dos subproductos de diferente densidad: agua aromática (como pueda ser el agua de rosas), de mayor densidad y aceite esencial, de menor densidad. Ambos productos caían gota a gota desde el serpentín hasta un vaso de decantación donde se diferenciaban por flotación permitiendo su tratamiento por separado.

Los aceites esenciales procedentes de los cítricos podían obtenerse mediante otro procedimiento que consistía en prensar las cortezas para extraer los aceites que contienen. El Turia competía en el sector del la industria alimentaria con la fábrica del doctor Trigo, al que no pudo superar en originalidad.

Logotipo empresarial

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Vicente Tejedo sufre un duro revés pues la empresa matriz alemana debe reducir drásticamente su producción al ser movilizado su personal para combatir en el frente. Tras la guerra Curt Georgi resurge con dificultades restableciéndose sus relaciones con "El Turia", aunque la empresa valenciana no sobrevivió a las dificultades de la Europa de entreguerras, y a principios de los años treinta, la empresa desaparece.

 Autores: Gumer Fernández y Enrique Ibáñez.

Otras empresas relacionadas con la perfumería y la destilación de esencias que te pueden interesar:

Perfumes Robillard

Perfumería selecta de Heliodoro Lillo

Laboratorio del doctor Trigo