viernes, 31 de enero de 2014

Sombrerería de Baltasar Settier. Calle San Vicente 5 al 11.

Sombrerería de Baltasar Settier. Calle San Vicente 5 al 11.

Baltasar Settier Gobetto llega a Valencia procedente de Turín a principios del siglo XIX, y abre en 1819  una modesta sombrerería en la plaza de Ribot, número 1.El negocio prospera y en  1845 abre una fábrica en la Calle de San Vicente número 7 y este mismo año registra un privilegio de invención para la producción de sombreros de paja al estilo italiano, que su hijo trae de Italia tras  un viaje por ese país para aprender los métodos de manufactura.

Tarjeta publicitaria hacia 1880

Esta fábrica  funcionaba con división del trabajo, con empleados trabajados en el blanqueo de la paja por una parte y por otro lado en la fabricación de sombreros, aunque parte de la producción era artesanal, la fábrica estaba mecanizada con  una prensadora térmica manual que daba forma a los sombreros manejada por dos operarios, y por otro lado una calibradora de paja operada en turnos de media hora por un operario.

Trabajaban en esta empresa entre 100 y 200 mujeres y niñas  desde los doce años de edad. En algún momento y antes de contar con personal  cualificado de la ciudad, también trabajaron operarios venidos de Italia , pues la técnica procedía de ese país. No todo el personal  trabajaba en la propia fábrica ya que bastante personal trabajan en su propio domicilio, aunque el periodo de formación  se realizaba siempre en la fábrica.

La materia prima se importaba de Italia, hasta la década de 1850, periodo en el que empieza a dar rendimiento el cultivo de paja local para surtir a su fábrica. Es a partir de este momento cuando los Settier hasta entonces firmes partidarios del libre comercio, de hecho en 1849 hace un intento fallido de exportar a América , comienzan a presionar a las autoridades en favor de una política proteccionista del producto nacional , frente a la competencia de productos extranjeros. En 1851 envía una carta a las autoridades pidiendo que se adopten tales medidas proteccionistas. En esta carta se reivindica como "el primer introductor de la manufactura de paja llamada de Italia", aunque el principio Settier afirma en este escrito que el contrabando de tales productos era habitual para suministrar la demanda.

Valencia en la época de Settier.

El sombrero de paja estaba de moda a mediados del siglo XIX, y el carácter pionero de Settier tuvo su premio en la Exposición de Industria de 1850, en la que recibió medalla de plata.

Los Settier, tanto Baltasar como sus dos hijos Baltasar y José María, tuvieron un destacado papel en la vida política valenciana, ya fuese como concejales de la Unión Liberal, ya fuese ocupando diversos cargos en la Sociedad Económica de Amigos del País, siendo Baltasar padre Presidente de la Comisión de Industria. Tal fue su prestigio que tuvo un papel destacado  en el comité organizador del IV Centenario de la canonización de San Vicente Ferrer, destacando las fuentes su carácter "activo e infatigable".

Su hijo Baltasar siguió los pasos del padre en la próspera empresa familiar. José María ayudó a su hermano durante un tiempo debido al gran volumen de negocio, si bien acabaría por seguir su  propio camino como fundador de la Bordadora valenciana en el camino de Burjassot, abogado y autor de varios escritos y de la guía del viajero en  Valencia de 1866.

Valencia en la guía de Settier de 1866

En 1899 la viuda de Baltasar Settier se hace cargo de la empresa y en las primeras décadas del siglo XX la empresa desaparece.


Anuncio publicitario



 Autores:  Enrique Ibáñez y Gumer  Fernández

Otros comercios de interés:

Zapatería "Lo Inconcebible"

Fábrica de ornamentos Justo Burillo