viernes, 6 de junio de 2014

Fábrica de lejías de Manuel Ramos. Calle Cienfuegos número 20. Lejía los tres Ramos y Viker

Fábrica de lejías de Manuel Ramos. Calle Cienfuegos  número 20. Lejía los tres Ramos y  Viker.
Trabajadores de la fábrica año 1953
Manuel Ramos funda su fábrica de  de lejías en el año 1920, en la manzana de la calle Cienfuegos número 20 esquina a la calle Vicent Lleó situada entre la antigua Carrera de San Luis con la antigua Carrera Encorts,  situado en la periferia de la ciudad de Valencia debido al carácter tóxico de aquello que elaboraba: productos de lejía.
Tranvía con publicidad de lejía los tres ramos
La lejía  (hipoclorito de sodio diluído en agua) fue  un producto inventado por el francés Berthollet en 1787 como procedimiento para blanquear  telas. A finales del siglo XIX, Luis Pasteur  comprobó su poder desinfectante al matar gérmenes y bacterias por lo que se comenzó a usar de forma masiva como producto de limpieza.
Fábrica de lejías de Francisco Peiró
Manuel Ramos no fue el único en fabricar lejías, ya que también fabricaba este producto  Francisco Peiró  en la calle Tarazona 21 o la fábrica de Salvador Alfonso con su fábrica en el Camino Viejo de Burjassot  número 105.

Botella de lejía Alfonso
Manuel Ramos registra un año después  de la fundación de su fábrica el producto que le dará más fama: la lejía Los Tres Ramos, una marca que permanece en el recuerdo de los valencianos ya que fue un producto muy bien publicitado por los medios de comunicación de masas de la época. Esta lejía que se comercializaba en todos las droguerías y almacenes de Valencia, tuvo una campaña radiofónica con una pegadiza canción que quizás muchos de nuestros lectores aún reconocen. También se publicitó  en los tranvías de la ciudad. Sus botellas fueron en un principio de color verde serigrafiadas, sustituyéndose  en los años setenta por una botella de plástico.




Otra marca registrada por Manuel Ramos fue la lejía La Mascota, que registró en el año 1928, menos conocida que Los Tres Ramos pero comercializada tamnbién durante muchos años.



Estas dos marcas de lejías se distribuían por Valencia en unos llamativos camiones marca Ebro con publicidad de la lejía Los Tres Ramos. "Mi madre no quiere otra lejía"  se leía en publicidad de celuloide que se exhibía en los cines.
Publicidad en celuloide para cines
Salvador Alfonso Ricós, propietario de la empresa Alfonso S.L. y principal competidor de  Manuel Ramos, compró las marcas que pertenecían a este. Salvador era hijo de Salvador Alfonso Badía  fundador de la empresa familiar, que también fabricaba la conocida marca Viker en su fábrica ubicada en Xirivella.


Esta empresa perduró hasta el año 2008 año en que cerró de forma definitiva convirtiéndose así  las famosas marcas Los Tres Ramos y Viker  en marcas históricas de la ciudad de Valencia.

Camiones de reparto abandonados
Autores: Enrique Ibáñez y Gumer Fernánadez.